Infecar organizará de forma bienal la feria Canagua&energía

El recinto de Infecar en Gran Canaria organizará de forma bienal la Feria Internacional Canagua&energía a partir de la edición de este año, que se desarrollará en el recinto ferial del 4 al 6 de octubre de este año.

La feria agrupará a expertos internacionales en energías limpias, utilización del agua y las soluciones cada día más novedosas resultantes de la implementación de las nuevas tecnologías aplicadas al sector.

La muestra permitirá a profesionales y visitantes conocer las soluciones más innovadoras de la mano de las empresas expositoras y organizar reuniones de negocio con las firmas que proveen de las últimas soluciones técnicas para lograr una producción energética limpia y rentable.

Canagua&energía ofrece el escenario idóneo para realizar nuevas alianzas empresariales y contactar con inversores para nuevos proyectos.

Canagua&energía, punto de encuentro de las ecoislas y ecociudades

La 12ª Feria Internacional Canagua&energía 2018 se presenta, un año más, como un punto de encuentro en torno a las ecoislas y las ecociudades, las que apuestan por las energías limpias y renovables para su suministro energético.

En el campo de la energía, en la muestra tienen presencia la solar, eólica, biomasa, hidráulica, cogeneración y las formas de almacenamiento energético, tecnología que permitirá un notable ahorro en el consumo y la producción a través de fuentes fósiles, al tiempo que potenciará el autoconsumo. Y todo ello en un marco normativo y regulatorio que los expertos podrán dar a conocer a las empresas asistentes.

Además, en el sector del agua destacan las ofertas de equipamiento, suministros, conducción, transporte, almacenamiento e instalaciones, así como la dedicación del líquido a su uso en industrias, agricultura y empresas de servicios.

Las ecoislas y ecociudades trabajan con políticas activas de reciclaje y sostenibilidad, para lo que desarrollan un modelo de economía circular en el que tienen especial cabida los edificios inteligentes, los vehículos eléctricos, las biciciletas y la monitorización y sensorización de las ciudades. Las administraciones públicas se implican cada día más en este modelo respetuoso con el medio ambiente y que potencia nuevas aplicaciones de las tecnologías.